Blog

(Español) Descubra lo que puede ver y hacer al visitar el Castillo de Chapultepec

Has been published Monday, December 7th, 2020

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Si piensa hospedarse en nuestras suites amuebladas DF, no debe perderse la oportunidad de visitar el famoso Castillo de Chapultepec, un auténtico símbolo de la Ciudad de México que es visitado por miles de turistas cada año y que, pese a su antigüedad, sigue despertando fascinación. Se encuentra cerca de las instalaciones de Suites Obelisk y representa una de las construcciones históricas más emblemáticas de la capital del país. Pero ¿qué es lo usted y su familia pueden ver y hacer en este sitio tan importante? En este artículo le contamos por qué vale la pena que vaya a conocer tan opulenta edificación.

Este espacio, localizado en el interior del Bosque de Chapultepec y muy cerca de nuestras suites en Polanco, es un recinto donde usted puede apreciar jardines maravillosos, al igual que diversas exposiciones, debido a que funge actualmente como un museo nacional, pese a que años atrás fue la sede de gobierno de presidentes, virreyes, entre otros políticos de alta jerarquía. Pero, una vez pasada su gloria inicial en materia de Estado, el Castillo de Chapultepec se ha convertido no solo en uno de los puntos de interés que más enorgullece a los mexicanos, sino también en una muestra palpable de la majestuosidad de la arquitectura latina y su impacto en la historia de todo el continente.

Se trata de un excelente sitio al que puede llegar en pocos minutos desde nuestras suites en CDMX para conocer más de cerca la cultura de México. Usted encontrará diversos objetos de valor histórico (no en vano es desde 1944 el Museo Nacional de Historia) como el carruaje de gala que usaron los emperadores Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota. Es, sin lugar a duda, una gran oportunidad para conocer más a nuestro maravilloso país, su pasado, su legado y rol actual. Por si fuera poco, es posible disfrutar de conciertos privados, música en vivo, e incluso explorar el zoológico cercano y subir en un trenecito que le lleva hasta la entrada del castillo. ¿Qué más puede pedir?

¿Qué ver en el Castillo de Chapultepec?

Así que, ya sea por su belleza, su interés casi místico, su aura como de cuento de hadas en plena selva de concreto capitalina o su importancia histórica, es innegable el atractivo del Castillo de Chapultepec para locales y visitantes. Dentro de su función como Museo Nacional de Historia, es importante resaltar el hecho de que alberga un gran volumen de piezas emblemáticas y obras de trascendencia artística que usted no puede dejar de conocer. Y, con el objetivo de prepararlo para el conjunto de maravillas que el Bosque de Chapultepec tiene para ofrecer y mejorar su experiencia de alojamiento en nuestras suites amuebladas DF, hemos elaborado para usted una lista de algunas de las cosas que quedarán grabadas en su memoria al venir a conocer esta maravilla de la CDMX.

El tren hasta la entrada

Desde su llegada, usted podrá notar que su visita al Castillo de Chapultepec no será un paso más en su extenso itinerario turístico al visitar la Ciudad de México. Es recomendable que haga su recorrido entre martes y sábado, ya que son los días en los que está habilitado el tren que conduce desde las afueras del bosque hasta la entrada del museo. Los lunes no está abierto al público, sin importar la fecha. La entrada general es de $80.00 y los domingos es gratuita tanto para nacionales, y hay descuentos para niños menores de 13 años, adultos mayores de 60 años, maestros y estudiantes con credencial vigente, al igual que pensionados, jubilados y personas con alguna discapacidad.

Su fachada de estilo europeo

A muchos latinos les causa gran curiosidad la arquitectura y la magia que circunda a las grandes edificaciones europeas del renacimiento, el gótico y el barroco, sin saber que pueden probar algo de esa experiencia sin salir de México. Y es que una de las razones por las que el Castillo de Chapultepec es tan famoso es por su aspecto, además del hecho de que se considera como el único castillo perteneciente a la realeza en toda América, de modo que su estilo debía mostrarse a la altura. Desde su portentoso empedrado hasta la forma de los balcones, Chapultepec no tiene nada que envidiarle a Europa.

El rastro de los presidentes

Antes de convertirse en el Museo Nacional de Historia, el Castillo de Chapultepec fue la residencia presidencial, por lo que albergó a un gran número de mandatarios de la nación. Entre sus exhibiciones usted podrá encontrar piezas de gran importancia histórica y que ilustran la vida de estos personajes políticos, como cuadros y murales enteros hasta antiguas pertenencias que fueron donadas después de su fallecimiento. Desde nuestras suites en renta usted podrá acceder al Parque de Chapultepec, puesto que estamos ubicados en Polanco, a pocas calles del Paseo de la Reforma, la vía principal de la ciudad.

El carruaje de Carlota y Maximiliano

Puede que la exhibición más famosa del castillo sea la del carruaje real que transportó al emperador Maximiliano y su esposa cuando desfilaron por la Ciudad de México. Desbordando toda la elegancia característica de la Europa del siglo XIX, este medio de transporte del rococó fue elaborado a partir de piezas de oro, con ornamentos y adornado con arlequines. Gracias a los cuidados que le han proporcionado los curadores del Museo Nacional de Historia, actualmente se encuentra en perfecto estado. Puede tomar fotos de esta maravilla de la ciudad al hospedarse en nuestras suites amuebladas DF.

Del Porfirismo a la Revolución

Uno de los talentos que fascinan a quienes no dominamos el arte pictórico es la capacidad para inmortalizar una hazaña sobre una superficie. Precisamente, esto es lo que logró David Alfaro Siqueiros con su mural de la Revolución Mexicana, bautizado como “Del Porfirismo a la Revolución”, que abarca una estancia completa del castillo y plasma diferentes personajes emblemáticos que son parte de la historia, desde aquellos que hicieron parte del Porfiriato hasta la gesta independentista de nuestro país.

Los jardines del castillo

Es probable que el buen gusto fuera el principal rasgo de quienes comisionaron el Castillo de Chapultepec, ya que, al estar en la cima del Cerro del Chapulín, usted podrá darse cuenta de lo que es vivir por todo lo alto. Así es como se sienten sus enormes jardines, como un remanso de paz que domina el Bosque de Chapultepec, con fuentes en el centro, miradores hacia la capital que solo harán que se enamore más de la ciudad. Si busca un contacto directo con la naturaleza, su visita a este punto de interés es la oportunidad perfecta para recorrer los alrededores, tomarse fotos y contemplar su belleza.

El reencuentro con la cultura mexicana

Si algo nos enorgullece como mexicanos es nuestra apasionante historia prehispánica. Mucho antes de que los colonos españoles llegaran a nuestras costas, adorábamos a dioses paganos, hacíamos rituales y construían palacios que han perdurado en el tiempo. Las antiguas civilizaciones que se asentaron en nuestro país dejaron una huella imborrable en la historia y construyeron imperios cuyas culturas siguen causando mucha curiosidad académica. Su belleza y simbolismo no tienen comparación, es algo que corre por la sangre de los mexicanos, así que a usted le será fácil perderse entre tantas maravillas que pone a su disposición la colección prehispánica del Museo Nacional de Historia.

Recorrido por las habitaciones

¿Alguna vez soñó con vivir en un palacio? Para personas como usted, que desea conocer más a fondo la vida de personajes que marcaron un antes y después en la historia de México, como Francisco I. Madero, Álvaro Obregón y Pancho Villa, la visita al Castillo de Chapultepec es prácticamente de carácter obligatorio. En la planta superior del museo podrá hallar exhibiciones de la historia de la vida privada y cotidiana, el salón 14 o sala de las Malaquitas y, desde luego, el salón 15, dedicado a los Virreyes que ocuparon el castillo.

Los hermosos vitrales

Uno de los aspectos más fascinantes del estilo arquitectónico del Castillo de Chapultepec son sus vitrales, que resaltan el período de prosperidad económica del Porfiriato, con una marcada cultura francesa en su decoración. La intención era replicar sus tendencias y engalanar las estancias con sus expresiones. Recuerde que, habiendo ocupado por un largo período el castillo, Porfirio hizo que quedara esa huella artística en diferentes habitaciones, destacando los majestuosos vitrales Tiffany en los pasillos del segundo piso.

El Alcázar

En el patio central del castillo encontrará una de las exhibiciones más emblemáticas de su asombrosa arquitectura y que debe visitar antes de terminar el recorrido. Se trata de una construcción de estilo clásico, muy similar a las que están en Europa y que datan del siglo XVIII, cuyas estatuas y áreas verdes que la rodean hacen que sea una obra digna de admirar. Además, las Salas del Alcázar incluyen la Sala Introductoria, el Salón de los Carruajes y la Sala de Lectura, un espacio de uso privado del emperador Maximiliano; también se empleó como observatorio astronómico en 1877 y sala de billar entre 1882 y 1932.

Hospédese en Suites Obelisk

Si desea reservar suites amuebladas DF cercanas a todos estos atractivos del Castillo de Chapultepec, reserve con nosotros ahora. Puede comunicarse a través del chat en vivo, llamando al número de teléfono (55) 5279 6363 o escribiendo a las direcciones de correo reservaciones@suitesobelisk.com o ventas@suitesobelisk.com. Estamos ubicados en Julio Verne 28 y 30, Polanco, 11560, Ciudad de México, México. ¡Esperamos por usted!